La marca de Giuntini




"Lo dije desde el comienzo de la semana, de esto se sale con juego". Alejandro Giuntini marcó la cancha en la conferencia de prensa. Igual, antes de que saliera el equipo, ya sabíamos de qué se trataba, que ibamos a ver, con que nos ibamos a encontrar. Al menos desde las intenciones, todos estabamos convencidos de que Aldosivi iba a jugar a otra cosa, o al menos a algo definido, con otra actitud y con la premisa de tratar bien la pelota, acercarse, generar circuítos de juego, tratar de ser lo más corto y compacto posible, y con más fútbol.
Es un técnico con Marca. Marca Giuntini. Todos conocemos su idea, su pliego de condiciones, su identidad. Y no solo por su paso anterior por Aldosivi. Sino por toda su trayectoria, porque nunca renunció a lo que pensó y dijo, como jugador y como DT.
El mismo lo precisó. "Nunca renunciaremos a nuestra forma de ver el fútbol, en ninguna cancha. De nada serviría esto si al próximo partido nos colgamos del travesaño", expresó también en la conferencia de prensa. "Creo mucho en los mensajes", agregó y resaltó.
Y ahí radica la gran diferencia en la que se basó la "resurrección" de ayer de Aldosivi, justo para los festejos del centenario. El paso de un técnico del que ya no conocíamos su idea,- porque había pasado por muchos vaivenes y le había ganado la confusión-, a un entrenador del que ya sabemos a que va a jugar el equipo antes de que salga a la cancha. No es poca cosa. Y tiene que ver más con las convicciones de Giuntini que con una supuesta falta de plan de Quiroz. Pero también se corresponde con el momento. Con el renacer de la confianza del jugador. Porque tambien cuando se pasó de Yllana a Quiroz, rapidamente se dio el tránsito desde la confusión al orden. Aunque, en esa oportunidad, con más pragmatismo que ideología futbolera.
Ahora se reafirma el mensaje. Y se vio en la cancha. Efectivamente, buen trato de pelota, con intenciones y algo más. Atrevimiento de los pibes. Buena respuesta de los grandes. Recuperación de algunos, como Malcorra. Reafirmación de otros, como Lamberti y Campodónico. Las líneas más juntas, el juego más corto. Es cierto que todo se facilitó con los goles bien temprano y con las ventajas que dio Almirante en el inicio. Tan real como que hace muy poco Aldosivi no resolvía ni las situaciones más sencillas ni doblegaba a los rivales más limitados.
Alejandro Giuntini volvió para hacer un trabajo de base, el que no pudo terminar en otra etapa. Por un lado se dirá que "no hay que desvestir un santo para vestir otro". Pero también es cierto que tiene un cuerpo técnico grande, y capacitado, como para cubrir otros agujeros si los dirigentes comprueban que no encuentran para el primer equipo otro entrenador que garantice que es mejor que Giuntini. Y eso no será sencillo. El mensaje claro, y lo que se vio en la cancha después, puso el listón más arriba.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada